Mayor innovación y menos mantenimiento con la infraestructura convergente

infraestructura convergente

La infraestructura convergente aporta una nueva manera de consumir los recursos en las organizaciones IT, moderniza el centro de datos y lo prepara para los retos del futuro.

En un mundo marcado por la inmediatez de las comunicaciones es una obligación contar con tecnología que simplifique la infraestructura IT de las organizaciones y aumente la rapidez y la agilidad de su gestión y su mantenimiento para que estas puedan liberar recursos que se centren en la innovación.

Para ser competitivos en la nueva era las empresas necesitan actualizar la infraestructura IT que tienen instalada en los centros de datos para simplificar y acelerar los procesos y adaptarlos rápidamente a los requisitos que se soliciten a demanda.

La infraestructura convergente supera la computación de la IT tradicional y las limitaciones de la estructura de silos independientes de almacenamiento, cuyos recursos no pueden ser optimizados de manera sencilla, ni reconfigurados para atender a las nuevas necesidades.

Simplificación, optimización y ahorro de costes

Al integrar múltiples recursos (servidores, computación, almacenamiento, redes y administración) para ser gestionados desde un mismo lugar, las organizaciones pueden reducir aquellos destinados a su administración y mantenimiento.

Las infraestructuras convergentes aumentan la velocidad de la resolución de problemas y reducen así los costes y los errores manuales derivados de los tiempos prolongados sin actividad. Con la optimización, se disminuyen, asimismo, los costes del consumo energético y los costes asociados del servidor, ya que en algunas plataformas se puede pagar en función de los recursos consumidos.

Reducción de los tiempos de aprovisionamiento

En los sistemas convergentes el aprovisionamiento de los recursos y las aplicaciones de IT es más sencillo para que estos estén disponibles para su consumo en unos minutos.

En los centros de datos que se instalaban antiguamente con silos de tecnología y estructuras de alta complejidad este procedimiento podía durar semanas e incluso más tiempo.

Escalabilidad flexible

En las nuevas infraestructuras IT todo se adapta en función de la demanda. Los activos forman parte de grupos compartidos de recursos (pools) que pueden dividirse, ensamblarse y modificarse para ajustarse a las necesidades del negocio.

Por lo que respecta al almacenamiento, el proceso de incluir nuevos gigabytes es bastante más fácil que en los centros de datos que no se benefician de una infraestructura convergente.

La flexibilidad puede permitir además hacer cambios en la potencia de cálculo y en la red de manera inmediata.

Despliegue de aplicaciones instantáneo

El uso de una infraestructura convergente posibilita que cuando una empresa realiza un cambio a nivel de servidor esta alteración tenga efecto en todas las aplicaciones que están conectadas a la misma red.

Se redimensionan las máquinas y se ajusta el software en función de la demanda para proporcionar los recursos que se requieran con la máxima rapidez posible.

Implementación del cloud computing más simple

La ruta hacia la nube es más fácil con las infraestructuras convergentes, ya que hace más sencillo el desarrollo de nubes privadas o híbridas.

Estas nuevas infraestructuras permiten crear la nube más rápido y aumentar el tiempo que las empresas destinan a innovar y a optimizar las creaciones para tomar ventaja en el mercado.

Mayor control

Al habilitarse la gestión simultánea de múltiples funciones y dispositivos desde un mismo punto, se simplifican y se mejoran las tareas de supervisión y comprobación. Atendiendo a un único lugar se puede examinar mejor el correcto desarrollo de los procedimientos.

En los infraestructura convergente se hace más complicado el control, ya que hay que afrontar cada recurso por separado.

Con la renovación del centro de datos y la instalación de una infraestructura convergente, una empresa de servicios IT reduce el mantenimiento de la misma y puede centrarse en ofrecer un valor añadido con más innovación.

Dell ofrece a las empresas que quieran modernizarse soluciones Enterprise EMC para que puedan implementar las infraestructuras IT y adaptar sus negocios a la nueva época de la virtualización.

Proporciona sistemas de infraestructura convergente Vblock y sistemas de infraestructura hiper-convergente VSPEX y VSPEX Blue para subir el nivel de las organizaciones y aumentar su competitividad.

 

virtualización cio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *